Desde que María Luisa Bula ganó la corona de Señorita Antioquia, en la noche del domingo, no han parado de seguirla en Instagram. A la mañana del lunes, apenas pocas horas después de ser elegida, ya había sumado 5.000 seguidores más. Para ella eso ha sido increíble, una ratificación de algo que siente: que la gente quedó satisfecha con su coronación.

Aunque esas personas que la siguen en la red social ya llegan casi a 26.000, María Luisa no se siente una influenciadora. Lo que hace es simplemente subir fotos de las campañas publicitarias en las que ha participado, y también las de su vida cotidiana.

El usuario que vea sus publicaciones identifica a una joven que ama a los perros, hincha de la selección Colombia, que le encantan los macarrones – y no tendría problema comiéndolos al desayuno– y que es trabajadora, aunque solo tenga 21 años. Como dice ella, es sencilla, es tranquila, y eso se siente en su voz.

El lunes se despertó y ya tenía compromisos que eran nuevos para ella, como salir en TV y empezar a contar quién es, qué quiere y cómo se preparará para conseguirlo.

“Esto es casi una profesión para la que se necesita mucha disciplina y que debe hacerse con mucho amor. Requiere preparación y cambiar hábitos. Tengo un año para hacerlo muy bien”.

Desde que ingresó a participar en Señorita Antioquia, María Luisa tiene algo claro: quiere ser la sucesora de Laura González, actual reina de Colombia. Y como alcanzar metas requiere de esfuerzo, además de tiempo, ya dio el primer paso, según ella: ser la representante de los antioqueños. Luego quiere ser la de los colombianos, hasta convertirse en Miss Universo. No es que sea ambiciosa, solo le gusta soñar y proyectarse, cuando lo hace siente que consigue lo que quiere.

Como le gusta visualizarse, ya se imagina hasta el vestido que se pondría.

Una de las mujeres que han pasado por el camino que ella empieza a recorrer y que la inspiran es precisamente Laura González, “sobre todo por la seguridad que transmite, porque a pesar de las críticas que ha recibido nada la detiene, es perseverante”, dice la nueva Señorita Antioquia.

Eso la motiva, se identifica con la actual reina de Colombia porque recuerda que alguna vez fue “la fea del salón”, que la criticaron por sus cejas y por los brackets, pero ella no les prestó atención.

¿Reina en 2017?

Para algunos puede ser extraño que aún hoy una mujer sienta el deseo de ser reina de belleza, un título que ahora le caen adjetivos como superfluo y sinónimo de poca inteligencia.

María Luisa tiene claro que un reinado no es el mismo acontecimiento de hace 20 años, que las personas han ido perdiendo interés en el tema, por eso se puso la tarea de cambiar las ideas que han llevado a que esos eventos tengan hoy esa imagen. “Hay que transformar la percepción que hay sobre las reinas de belleza y los reinados. Tengo la tarea de mostrar lo auténticas que somos las mujeres, que ser reinas no implica que somos menos talentosas que otras”.

Ella está finalizando su carrera de publicidad. Tendrá la fortuna de no interrumpirla, le falta solo la práctica, que será homologada con el proceso de Señorita Antioquia, “porque valen las prácticas sociales”. Después de sus sueños, el de ser Señorita Colombia y Miss Universo, quiere una familia muy grande.

Por ahora disfruta este momento, uno con el que soñaba desde niña, por eso dice que está feliz, y que nadie podría entender eso que siente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here